Background

Actualidad

Nuestras últimas noticias

SENSIBILIDAD DENTAL

Te enseñamos qué causa la sensibilidad dental, como tratarla y sobre todo cómo prevenirla.

               La sensibilidad dental se define como un dolor intenso y transitorio causado por la exposición de la dentina que aparece tras el contacto con el diente de un estímulo externo tal como alimentos y bebidas frías, calientes, dulces y/o ácidos; e incluso por la presión táctil o del cepillo.

            Recordemos que la dentina es la segunda capa del diente y se encuentra protegida por la encía, el esmalte y el cemento radicular. Contiene miles de tubos microscópicos llamados túbulos dentinarios. Éstos conectan la parte exterior con las terminaciones nerviosas del interior del diente. Cuando la dentina pierde su protección y queda expuesta es cuando aparece la sensibilidad dental.

            Las causas que favorecen y provocan la sensibilidad dental son:

-          Un cepillado inadecuado y brusco. Si además lo acompañamos de un cepillo duro, provocaremos una abrasión del esmalte y del cemento radicular, dejando expuesta así la dentina.

-          Las comidas y bebidas ácidas también erosionan y debilitan el esmalte.

-          Ciertas patologías gástricas como por ejemplo una úlcera, hernia de hiato o por ejemplo la bulimia, también provocan un medio oral ácido.

-          El bruxismo. Es la “manía” del paciente a apretar y rechinar sus dientes. A la larga provoca un desgaste oclusal con la consiguiente exposición dentinaria.

-          Una mala higiene hace que se acumule placa y sarro, con el tiempo la encía se va retrayendo. En estos casos, tras realizar una limpieza profesional o un tratamiento periodontal (limpieza más profunda), al eliminar ese sarro, quedarán expuestas las raíces y aparecerá sin duda sensibilidad.

-          A veces, aunque las menos, la causa puede ser una caries dental. Dicha cavidad hace que los líquidos y alimentos fríos o azucarados del exterior se “sientan” en el interior del diente.

Por tanto, conociendo sus causas, el mejor tratamiento es la PREVENCIÓN

-          Evitar alimentos y bebidas ácidas.

-          Adquirir buenas y correctas medidas de higiene, una buena técnica de cepillado y por supuesto utilizar un cepillo de dureza media o suave.

-          Evidentemente deberemos evitar el uso de palillos y sustituirlo por el uso de la seda dental.

-          Si somos bruxistas, deberemos acudir al dentista para que nos haga una férula de descarga.

-          Si padecemos alguna enfermedad gástrica, tratarla correctamente con el especialista.

Y como tratamiento CURATIVO:

-          Utilizar pastas dentales específicas para dientes sensibles. Evitaremos las pastas “blanqueantes”, son pastas más abrasivas para el esmalte.

-          Fluorización. Es la aplicación en consulta de un “barniz” con alto contenido en flúor y sales de potasio. Son agentes desensibilizantes que penetran en los túbulos dentinarios abiertos, taponándolos parcialmente. Generalmente se necesitan varias sesiones en la clínica para que tenga un resultado óptimo.

-          En el caso de existencia de caries, se deberán tratar y empastar las piezas afectadas.

 

Esperamos que ese artículo os sea de utilidad. Y ya sabéis, si tenéis alguna duda, acudid a nuestra clínica, estaremos encantados de ayudaros.

 

© 2019 Centro Odontológico Avanzado - Todos los derechos reservados. - 927 42 74 10 – 671 67 48 34 - Avda La Salle 28, Plasencia - Creado por Azuanet

Mapa del sitio - Política de Privacidad - Términos del servicio